Tutorial | Como eliminar el bloqueo regional de la NES

avatar 25

Si tenéis una NES y un poco de ganas de poneros manos a la obra, desactivar el bloqueo regional es bastante fácil. La NES, originalmente, tenía al menos tres regiones distintas: PAL A (UK, Irlanda e Italia), PAL B (resto de Europa, incluyendo España) y NTSC (Norteamérica). Japón tenía su propia diferenciación al usar Famicom, con cartuchos directamente distintos. Para evitar el intercambio entre sistemas, Nintendo colocó un chip de bloqueo regional que, para entendernos, simplemente se comunica con el chip del cartucho y si coinciden, funciona. En caso contrario, también funciona, pero la NES se resetea constantemente (algo frustrante).

Listos para empezar

Antes de desmontar una NES, siempre tenemos que encenderla y apagarla varias veces incluso después de haberla desenchufado; se puede comprobar que la luz sigue encendiéndose al estar descargando los condensadores. En caso contrario, nos podríamos llevar un buen calambrazo.

Empezamos quitando la parte superior de la NES. Son 6 tornillos, que deberíamos guardar aparte para reconocerlos.

Quitamos la tapa

El siguiente paso es quitar la protección metálica y destornillar la placa base, que en la NES va instalada boca abajo. En total deberíamos tener 15 tornillos, y deberíamos separarlos con cuidado, porque algunos son más largos que otros.

Separación de la placa base

Entonces tenemos que buscar el dichoso chip. Tiene 16 patas y se encuentra en la posición marcada como U10. Creo que las consolas PAL A llevan el número 3197A escrito en el chip, y las PAL B (como la mía) el 3195A. Está cerca de la fuente de alimentación y de la salida de antena.

Localización del chip de bloqueo

Ahora sólo tenemos que identificar el pin (la pata) causante del bloqueo. Es el número 4. Para los no iniciados, las patas de los chips se cuentan desde la muesca en sentido antihorario. Para más ayuda, he pintado los números de las patas en la imagen.

El Pin 4

El paso complicado es el que viene ahora: cortar la pata. No por el hecho en sí, sino por la poca mobilidad. Lo ideal sería cortarla con unos pequeños alicates cerca de la placa, para tener la pata libre para doblarla después. Una vez cortada, hay dos opciones: la electrónicamente correcta y la chapuceramente correcta. La segunda consiste en dejar la pata “al aire”. Con esto en principio ya basta, pero dejar un pin de un chip electrónico a un valor que no es ni bajo ni alto puede provocar interferencias y problemas. Lo más correcto es, pues, conectar el pin 4 directamente a tierra (a 0 V). La forma más fácil es haciendo un puente al pin 13, que es uno de los pines conectados a tierra constantemente. Hay otros pines que también servirían (del 11 al 15), pero el 13 es el más cómodo y recomendable. Una pequeña soldadura (cuidado no dejéis mucho rato el soldador tocando al pin, los chips se estropean con el calor) y ya está.

Puente entre el Pin 4 y el Pin 13

Una vez volvamos a montar la NES, ya estará lista para jugar a Final Fantasy NTSC, por ejemplo.

 Final Fantasy NTSC en nuestra NES

Otro efecto secundario es que nunca más volveréis a ver la típica pantalla gris a saltos cuando la NES no coja bien un juego. A partir de ahora, la pantalla gris quedará fija. Como habéis visto, no es complicado; un poco de cuidado y ¡a disfrutar!