Análisis | The Dig

avatar 13

Cuando se habla de aventuras gráficas hay un nombre que nos viene directamente a la cabeza: LucasArts. Cuando se piensa en juegos de este género hay varios nombres que también nos vienen a la mente: Monkey Island, Maniac Mansion, Day Of The Tentacle, Indiana Jones… Esto es debido a que Lucasfilm Games fue la reina indiscutible en este tipo de juegos, y las aventuras que hizo, son las más famosas que existen dentro de este mercado.

Hubo otras compañías destacables, como Revolution, autora de la saga Broken Sword o Sierra, creadora de los míticos Larry o Space Quest entre otros, cuyos juegos también son más que famosos, y que todo el mundo aficionado a este género ha disfrutado en alguna ocasión.

No obstante, existe un juego de LucasArts que siempre se queda fuera de las listas de los más famosos, un juego que casi nunca nadie recuerda cuando tiene que nombrar a las aventuras más famosas, se trata de «The Dig».

Yo mismo soy un gran aficionado a este tipo de juegos, siendo uno de mis géneros favoritos, y de los que más disfrute en la década de los 90 y principios de los 00. En mi viejo PC 8088 a 4mhz disfrute por completo de juegos como Monkey Island 1, Maniac Mansion, Loom, Indy 3, o el insoportable (debido a sus múltiples fallos de diseño o bugs) Zack McCraken. Mi ordenador no daba más de sí, pero cuando tuve un PC en condiciones no tardé en terminarme aquellos juegos de Lucas que me quedaban pendientes, tales como Day Of The Tentacle, Sam y Max, Indy 4, Monkey Island 2 o el recién aparecido en aquel momento Full Throttle.

Sin embargo, había un juego, que incluso yo mismo marginé, el «The Dig». ¿Por qué lo hice? no tengo ni idea. Todos los juegos de Lucas rozan la perfección en mi opinión, pero no sé por qué, tal vez pensaba que este juego sería inferior, y puesto que en ningún sitio aparecía tachado de clásico, ni siquiera le hice demasiado caso. Pero un buen día, en un momento en que no tenía mejores juegos a los que jugar, me decidí probar el The Dig en una de las numerosas consolas portátiles que poseo, y la verdad, cuan idiota fui por no haber jugado antes a este juego…

Como característica remarcable, merece atención especial el hecho de que estemos ante el primer juego de LucasArts doblado íntegramente al castellano. Todos los juegos anteriores se habían traducido, pero nunca se dobló a nuestro idioma ninguno de los que incluyan voces. Aquí ya tenemos un motivo solo por el cual este juego merecería ser recordado especialmente.

GRÁFICOS

Quietooorl!

Quietorrl!

Nos encontramos con que el estilo grafico tal vez difiera un poco (pero no demasiado) del resto de producciones de Lucas, ya que se le ha intentado dar un estilo un poco más realista aunque conservando ciertos tintes cartoons, sobre todo en las escenas intermedias o de introducción, las cuales tienen un gran número de efectos especiales realizados en CGI, algo bastante poco usual en aquella época, con una integración con el resto de las 2D bastante acertada teniendo en cuenta la época en la que se realizó.

Las animaciones durante el juego rozan también la perfección, llegando al nivel alcanzado en el anterior juego de Lucas «Full Throttle».

Como ya dije, los escenarios esta vez tienen un toque más realista. Pero no se trata de un capricho o de ganas de hacer algo diferente. Esta vez ha sido necesario este cambio para poder mantener la ambientación y pretender que el argumento resulte creíble.

También cabe destacar que ésta fue la última aventura gráfica de Lucasarts realizada en baja resolución (320×200), puesto que después ya llegaría el «Monkey Island 3» con una resolución superior.

ARGUMENTO

El guión del juego es soberbio, increíble, ideado por Steven Spielberg para la serie “Cuentos Asombrosos” pero descartado por su alto coste y propuesto después a su buen amigo George Lucas.

En un observatorio terrestre se vislumbra una amenaza que se cierne sobre la tierra. Se trata de un meteorito gigante que en cuestión de horas impactará contra nuestro planeta. Los gobiernos y la nasa deciden enviar un grupo de cinco personas especialistas en diversas ciencias o materias para que viajen hasta el meteorito y que sitúen varias cargas explosivas en el mismo, con la pretensión de desintegrarlo antes de que impacte con la tierra.: Una periodista, un geólogo, y un comandante de las fuerzas aéreas (nosotros) que serán los encargados de situar las cargas explosivas, y dos pilotos más, que se quedaran en la nave.

Tal vez penséis que este argumento es clavado al de películas como Armagedón o Deep Impact, pero hay que decir que el juego fue creado bastantes años antes que estas películas. De cualquier modo, todo parecido argumental termina aquí, ya que a partir de entonces, todo se desenvuelve de manera diferente, siendo nuestros protagonistas transportados a un planeta alienígena del cual deben salir para regresar al suyo.

En dicho planeta se desenvolverá toda la trama argumental y prácticamente todo el juego en sí. Y cuando llegas a este punto, consigue engancharte de tal modo que es imposible que lo dejes hasta que hayas conseguido terminarlo.

Cada personaje tiene una personalidad muy marcada y diferente, y en ellos se sostendrá buena parte de la trama argumental, puesto que no hay más personas ni seres con los que interactuar en prácticamente todo el juego, y teniendo en cuenta esto, hay que reconocer el buen trabajo que hicieron los guionistas para que no se hiciera pesado ni cansino en ningún momento.

JUGABILIDAD

Estamos ante el típico juego click & point donde debemos marcar con el cursor la zona hasta donde queremos que se desplace nuestro personaje. Como no, también hace uso del motor Scumm, solo que nos encontramos con una versión bastante simplificada, donde solo disponemos de dos acciones (según el botón con el que clickemos) mirar o interactuar. Aunque esto en principio parece que pueda restar jugabilidad al juego, lo que consigue es ahorrarnos el estar dando vueltas o estar probando acciones inútilmente, por lo que fue un acierto en ESTE juego (en otros no lo hubiera sido) simplificar el control de este modo. No hay que olvidar, claro, que también disponemos del típico inventario.

SONIDO

Como ya comenté, las voces son increíbles, en perfecto castellano, y los efectos de sonido son simplemente perfectos.

La banda sonora, de nuevo a cargo del maestro Michael Z. Land es de película, puesto que esta orquestada de manera excepcional y le da ese toque de «extraño» y «desconocido» que la ambientación del juego necesita.

Os dejo con la intro y el inicio del juego:

CONCLUSIÓN

Toda persona que haya disfrutado alguna vez con cualquier aventura gráfica debería probar sin dudar este juego, el cual en mi opinión, roza casi la perfección, y logra estar entre los mejores de Lucas. Por algún motivo, el cual también me afectó, el juego ha sido marginado, pero resulta curioso, porque basta leer cualquier opinión o análisis en Internet para darte cuenta de que está muy bien valorado. El motivo de que no se le haya catalogado como un clásico es todavía un misterio, porque realmente lo merece.

PUNTUACIÓN: 9

avatarLa opinión de Enkor

Recuerdo que lo más impresionante de este juego y lo que más me cautivó fue la atmósfera conseguida con la historia y sobre todo con la música.

Acerca de la historia, me acuerdo que me llamó la atención su caracter adulto y poco humorístico (todo lo opuesto a lo que nos tenía acostumbrado lucas con el Monkey Island o el Día del Tentáculo) así como los giros argumentales, incluso ¡¡hay momentos lacrimógenos!!

La historia era algo más corta y más fácil que el resto de sus títulos hermanos, aunque tiene la duración justa y necesaria para disfrutarla como se merece.

Sus impresionantes cinemáticas animadas completaban el intachable aspecto gráfico. Eran lo nunca visto en la época como bien ha dicho el amigo Sito.

En resumen, un juego imprescindible que hay que jugar sí o sí si eres amante de las aventuras gráficas o de los juegos en general.