Análisis | Stunt Race FX

avatar 24

Hace mucho tiempo que le debo un artículo a uno de los juegos que más horas de diversión me dio en la época de los dieciséis bits en general. Hablo del maravilloso Stunt Race FX. Un juego que a pesar de ser bastante conocido no goza de toda la buena fama que debería, ya que no fue un éxito de ventas a pesar de que tenía todo lo necesario para triunfar.

La primera vez que vi algo de este juego fue en la revista del club Nintendo allá por el año 94. Aquella que te mandaban a casa gratis cada dos meses. En ella hablaban de un juego que utilizaba el poderoso chip Super Fx. ¡Guau! Yo ya conocía las bondades de este chip gracias al StarWing (cuyo análisis podéis leer clickando aquí) y como devoto que era de los juegos de coches en general, o de esas dos maravillas de Miyamoto llamadas F-Zero y Super Mario Kart en particular, no podía estar más emocionado. ¡Un nuevo juego de coches de Nintendo! ¡Y en 3d!

Como se puede ver en la imagen, el juego salió en España con la licencia de Carlos Sainz.

 

Al contrario que en otras ocasiones, esta vez no alquilé el juego. No necesitaba probarlo antes. Algo me decía que siendo de Nintendo tenía que ser genial. Lo compré y tuve suerte. Jamás tuve que arrepentirme.

Por esa misma época mi hermano me regaló el Virtua Racing de Megadrive. Lo que mi memoria no alcanza a recordar es cuál de los dos tuve antes. Sé que siempre se compara a ambos juegos. Yo mismo lo hago a menudo. Pero dicha comparación no es muy justa, ya que dentro de la conducción son muy distintos. Aun así, si tengo que elegir uno, me quedaré siempre con el stunt race. No iba tan rápido, pero sus gráficos eran más divertidos. Más coloridos. Habían MUCHISIMOS modos de juego y más de 20 circuitos entre unos y otros. También 5 tipos de vehículos para manejar. Daba muchas horas de diversión. Era claramente un juego de consola. Virtua Racing en cambio denotaba que era un juego diseñado para recreativa. Para echar una partida rápida sin mucha profundidad. Su único coche y sus escasos 3 circuitos daban fe de ello.

Miyamoto y su EAD contaron de nuevo con el apoyo y asistencia técnica de Argonaut para crear el juego aprovechando las capacidades del Super Fx y parieron algo largo y variado que no dejaba nada al azar. Nada más conectar el juego nos da a elegir entre varios modos:

Speed trax: es el típico modo de campeonato. Al estilo Mario kart. Tenemos tres categorías: novice, expert y master, que serían las equivalentes a mushroom, flower y star en un Mario kart. La master solo aparecerá una vez completemos la expert. Cada una de las tres categorías dispone de 4 circuitos y otro más de bonus, donde manejaremos al tráiler que transporta en su interior a nuestro coche. Curiosamente en las carreras hay checkpoints, que no es que sirvan demasiado, ya que rara vez perderemos por quedarnos sin tiempo. Lo importante es ganar las carreras y punto.

Stunt trax: es el modo acrobacia donde en cuatro circuitos deberemos recoger todas las estrellas que podamos a través de rampas y desniveles, procurando pasar por los checkpoints a tiempo, el cual aquí sí que hay que tomar en cuenta. Al terminar estos 4 circuitos desbloquearemos un modo radio control, donde veremos nuestro coche desde fuera y en una especie de estadio deberemos destrozar a los rivales a base de golpes.

Battle trax: es el único modo donde podremos jugar a dobles en 4 pistas únicas.

Test run: aquí podremos realizar una breve prueba de cómo se maneja el juego. Tras completar la categoría novice en speed trax este modo será sustituido por Free trax, que es el típico time trial donde elegiremos cualquier circuito ya completado para superar nuestros tiempos.

Vehículos

Los coches en este juego son muy simpaticones, con ojos enormes y curiosos. Paso a enumerarlos:

F-Type: Es un fórmula uno muy rápido pero con la carrocería sensible a los saltos y golpes.

4WD: Un todoterreno ideal para saltos por su resistencia, pero muy lento.

Coupé: Tiene resistencia y velocidad medias. Ni muy blando ni muy duro. Ni muy rápido ni muy lento.

2WD: Solo aparecerá una vez hayamos completado la modalidad speed trax. Es una moto y es la más rápida de todos los vehículos, pero debido a su equilibrio inestable requiere mucha pericia para controlarla hábilmente.

Tráiler: aparece como ya comente durante las fases de bonus y es el camión que transporta a nuestro vehículo principal. Deberemos pasar entre unos banderines para ir sumando puntos. Su control es muy duro, ya que se trata del vehículo más pesado.

Jugabilidad

He visto en muchos análisis que tratan la jugabilidad como el punto flaco del juego. Mentira. Si alguna vez leéis eso es porque no le habrán dedicado más de 10 minutos. Y a este juego le ocurre lo mismo que al primer Mario kart, que no eres capaz de conducirlo bien desde un principio. Su jugabilidad está muy depurada, y es muy precisa. Aquí no hay ítems que arrojar a los rivales. Sencillamente son carreras puras donde sí que contaremos con un nitro que se recarga recogiendo una especie de estrella azul vigilando que los daños del coche no lleguen al límite o perderemos una vida. Dichos daños pueden arreglarse si recogemos las estrellas rosas. Utilizando los gatillos L y R podremos girar a tope en las curvas muy al estilo F-Zero. Si solo lo juegas 10 minutos es posible que te parezca una castaña, y más hoy en día. Pero dedícale 20 y descubrirás un juego como los que no se hacen ya.

Un poco de spam de otras franquicias nintenderas nunca viene mal.

Gráficos

Puede ser uno de sus puntos fuertes o de los flacos. Según se mire. Fuerte porque es algo nunca visto en 16 bits. Carreras de coches en circuitos totalmente 3d con cuestas, saltos, varias alturas, rampas, etc., y con unos gráficos claros y bien definidos, con algunas texturas para ciertos elementos como carteles o algún detalle en nuestro coche. Incluso las naves de StarWing nos harán alguna visita de vez en cuando. Simpáticos los coches, con su mirada expresiva, y otros detalles varios como los ciervos cruzando la carretera, delfines saltando por encima nuestro o la cámara salpicándose al pasar por charcos, etc. Sin embargo, los gráficos pueden ser un punto flaco debido al framerate bajo del juego. Tengo que decir que poca gente en su día se fijaba en esto. Yo cuando lo jugué ni lo pensé. Que narices. Yo no sabía ni lo que era el framerate por aquella época, por lo que si veis análisis donde se basan en esto para criticar al juego es porque NO LO HAN DISFRUTADO EN SU MOMENTO.

Que calidad! casi puedo ver a las personas que viven dentro de esos edificios!

Sonido

Aquí hay mucha calidad. Cada circuito tiene una melodía propia y están genialmente adaptados al lugar donde se realiza la carrera, ya sea playa, montaña o ciudad. Especialmente me gustan las de las fases nocturnas. Ambientan estupendamente el momento. Los efectos especiales también son muy buenos, con sonidos de motores y claxons bastante divertidos y claros. Y ruidos de golpes muy al estilo dibujo animado.

Stunt Race Fx probablemente sea una de las obras maestras de Miyamoto más olvidada e ignorada, y la mayoría de gente que no lo disfrutó en su día lo recuerda únicamente por ser uno de los pocos juegos que incluyo el chip Super FX. Yo aconsejo a cualquier amante de los juegos de carreras desenfadadas que lo pruebe. Pero que lo haga al menos durante más de 20 minutos, porque puede que le coja manía. De hecho, he visto como hay gente que rechaza al primer Mario kart por lo mismo, diciendo que es incontrolable. Y la mayoría de los que leáis esto ya sabéis la burrada tan enorme que es decir eso.

Para terminar, os dejo con la versión no oficial del Stunt Race para Game Boy: http://www.pixelacos.com/stunt-race-fx-para-gameboy/

PUNTUACION: 9