Análisis | Sonic Lost World (3DS)

avatar 18

El ciclo de Sonic es algo que conocen de sobra los fans de Sonic y cualquiera que sea también seguidor de Pixelacos Sound. La tendencia a hypearnos cada vez que se anuncia un nuevo juego del espingardo azul nos lleva a sufrir grandes y traumáticas decepciones cuando por fin podemos probarlo. Sonic Lost World es el nuevo título de Sónico. ¿Se habrá seguido cumpliendo el ciclo de Sonic? ¿O por el contrario se ha repetido una vez más?. Lo sabréis tras el salto.

Hace unos pocos meses Nintendo anunció que había llegado a un acuerdo con Sega para lanzar 3 títulos exclusivos de Sónico el espingardo para consolas de Nintendo: Mario y Sonic en los juegos olímpicos de invierno 2014, Sonic Lost World y otro título aún pendiente de anunciar.

Sonic Lost World apareció el pasado día 18 de octubre, tanto para Wii U como para Nintendo 3DS. Los responsables no ha tenido a bien proporcionarnos una versión de prensa del título de Wii U, por lo que de momento analizaremos la versión para 3DS (y 2DS, que luego Nintendo nos pega).

Nada más poner el juego vemos el logo introductorio de Sega hypermegapixelado ¡Que guay! ¡Lo han hecho en pixel-art! ¡Para rememorar viejos tiempos! Después aparece la introducción, y te das cuenta de que no. Nada de pixel art ni estilo retro. Lo que ocurre es que todos los videos del juego están codificados con una resolución BAJISIMA. Dicen que la comprensión es mala. No es cierto. Es sencillamente que la resolución es terriblemente baja, y tiene unos pixels más gordos que el Dr. Robotnik. Igual el video esta codificado a 200×150, y no exagero. He visto intros en gba con más resolución. Para terminar de rematar la faena el video de la intro no es en 3d, pero todos los demás sí. ¿Cómo se puede ser tan cutre? Los palurdos de Sega debieron pensar que no merecía la pena usar un cartucho de más capacidad solo para que los videos se vieran bien. Pues nada, al próximo que le quiten también las músicas y voces, y así les cabrá en uno de 256 megas. La primera en la frente. Empezamos bien.

Sónico se compró unas Paredes y ahora puede correr por las ídems.

HISTORIA

En la intro podemos ver como Robotnik está haciendo de las suyassecuestrando a Flickies amiguitos de Sónico para convertirlos en Badnicks a la vieja usanza. Sonic y Miles Prower tratan de impedirlo con su avioneta, pero Eggman saca una escopeta láser y rompe el avión de nuestros amigos, que se ven obligados a hacer un aterrizaje forzoso en un mundo flotante (mira que le encanta a Sega eso de los minimundos flotantes) llamado Lost Hex, que como su propio nombre indica, está formado por hexágonos perdidos (viva la originalidad). Una vez en este planetilla se va revelando la trama y nos cuentan la asociación de Robotnik con unos tíos mu feos diseñados por un niño de seis años, ya que no tienen carisma ni gracia ninguna, al menos en su aspecto físico. Esta panda de maléficos se hacen llamar los Mortíferos Seis. Porque son seis, y son mortíferos. Que original, ¿Eh? Hasta el nombre del grupo está curradísimo!.

Sonic Team se rompió los cuernos diseñando esta ****** de enemigos

El primer nivel es el clásico clon de Green Hill de rigor pero con viento. Se llama Windy Hill (de verdad, no sé cómo se les ocurre al Sonic Team estos nombres tan originales). Lo primero que observamos es la superficie esférica o tubular de las zonas por donde Sonic pasea. Un claro plagio de Super Mario Galaxy (viva la originalidad). Los fans cegados de Sonic ha estado haciendo campaña tratando de convencer a la gente de que en realidad no copia a Mario, sino que está inspirado en el cancelado juego de Saturn llamado Sonic Xtreme. Pero los fans no cegados de Sónico sabemos que no es así, y que el desarrollo esférico del Xtreme no tenía nada que ver ni tampoco el mas mínimo parecido con el que vemos en Lost World (El de Sonic, no el de parque jurásico ¡Viva la originalidad!), ya que la «esferidad» del juego de Saturn se debía mas bien a un efecto «ojo de pez». Cierto es que los mundos eran esféricos, pero no caminábamos por su superficie, sino que era como andar por dentro de un edificio que en lugar de tener forma de cubo fuera redondeado. Nada de jugar con la gravedad.

GRÁFICOS

Después de tanto cutrerío y tanta originalidad (¡viva la originalidad!) viene la primera sensación agradable. Los gráficos ingame son bastante buenos. Cierto es que los mundos no están muy llenos, pero lo que tiene puede presumir de gráficos sólidos, bien animados y con una cantidad de polígonos destacables. Cierto es que los diseños de casi todos los enemigos se basan en los Sonics de Megadrive (¡viva la originalidad!), pero se les perdona porque están muy bien modelados y animados. Lo mismo se puede decir del sprite (me encanta usar esta palabra aunque sean juegos poligonales) de Sonic.

La tabla de Snowboard vuelve

JUGABILIDAD

La jugabilidad es la otra sorpresa agradable del juego. Por fin volvemos a tener un Sonic en 3d donde no da la sensación de que sea un Outrun hypervitaminado donde nos limitemos a cambiar de carril o a saltar en el momento adecuado casi como si se tratara de un QTE.Aquí Sonic no se embala. Ni siquiera usando el botón de correr. Sí. Para correr más, Sega ha tenido la original idea de añadir un botón para ello (viva la originalidad), y la verdad es que no es mala idea, ya que controlamos al Erizo de una forma bastante precisa, y durante algunas fases vinieron a mi mente recuerdos de los Sonics de 8 bits, donde había que calcular los saltos. Vuelve el «spindash» y el odiado y estimado a partes iguales «homing attack». A estas habilidades se suma la de poder corretear por las paredes y engancharse a los salientes de las plataformas al más puro estilo Prince of Persia (¡Viva la originalidad!). También vuelven los Wisp, que aunque no aportan apenas nada jugablemente hablando, tratan de dar un poco de variedad al juego. El uso de los pequeños aliens de color me ha gustado más que en anteriores juegos. Salvo el que te convierte en una canica gigante de hierro, ya que para moverte has de usar los sensores de movimiento de la consola, lo cual hace que no puedas jugar tumbado. Por supuesto, te recomiendan que desactives el 3d, ya que si giras la consola, el efecto se pierde. Muy cutre y forzado. Se podían haber ahorrado, ya no el Wisp, sino este sistema de control.

Plataformeo en estado puro

En el juego hay 8 mundos, divididos cada uno en 4 niveles, que a su vez se dividen en dos en 3D, uno en 2D y el boss, que será uno de los seis bichos esos cutres que comenté antes.

Las fases en 3D tienen una duración bastante notoria, y el efecto estereoscópico de la consola está muy logrado. Las fases en 2d en cambio tienen unos gráficos muy simplones. Son bastante peores a la vista de lo que pudimos ver en el Generations para 3DS, y aunque no hay saltos a ciegas como en los Rush o Colors de Ds, estaremos deseando que acaben, ya que no suponen prácticamente ningún reto. Eso sí, al menos deberemos currarnos los saltos. No bastara con correr palante y llastá. Osea que en este aspecto, en las fases 2D aprueba. Por los pelos, pero aprueba.

Si llegamos al final de cada nivel con al menos 50 anillos recogidos podremos acceder a las fases de bonus. Y aquí viene una de las cagadas más gordas del juego. En estas fases nos encontramos volando por el espacio, Al estilo Tie Fighter, y hay esferas de colores en todas las direcciones a nuestro alrededor. Nuestra misión es cogerlas todas antes de que acabe el tiempo para así recibir la esmeralda de rigor. El problema viene en que de nuevo hace un uso injustificado e incómodo del sensor de movimiento. Estas fases no solo no las podremos jugar tumbado, sino que tendremos que ponernos de pie OBLIGADAMENTE, ya que si queremos volar hacia arriba tendremos que apuntar hacia arriba con la consola. Si queremos coger las esferas que hay detrás de Sonic tendremos que girar 180 grados para apuntar detrás de nosotros (y cuando digo nosotros es NOSOTROS, no Sonic). El primer nivel es sencillo y te hace hasta gracia. Pero con los siguientes puedes acabar literalmente mareado y descolocado de tanto girar sin dejar de mirar la consola. Ideal para jugar en lugares públicos como en la calle, el metro, el autobús, etc. y que todos te tomen por subnormal. ¿Quién fue el inútil en Sega/Dimps que pensó que esto era chulo y divertido? Mal. MUY MAL. Puedes pasar de las fases de bonus, pero entonces nunca podrás completar el juego totalmente.

SONIDO

En el aspecto sonoro encontramos alguna sorpresa agradable como puede ser el doblaje al castellanocon los mismos actores que oímos en el Generaciones Sonicoespingardianas. Ya no solo en los videos. También durante el juego Sonic dice frases o palabras en el idioma de cervantes. Los efectos de sonido son adecuados y claros. Muy típicos de Sonics. No se puede objetar nada en este aspecto. La música en cambio carece de personalidad. Aquí hubiera estado bien que copiaran más que en ningún otro aspecto, pero no lo han hecho, Y salvo la canción de Windy Hill (que tampoco es para tirar cohetes) no oiremos ningún tema pegadizo ni recordable.

Con unas Nike no podría hacer esto

Para concluir, podemos decir que ,aunque globalmente estamos ante un juego correcto, sus defectos le pesan demasiado y demuestran que han puesto poco interés en hacer algo grande. Solo con ver la resolución de los videos queda muy claro. Si Sega no hace esfuerzos por su mascota… ¿Con que otros juegos lo hará?. Arreglando los defectos ya comentados podríamos decir que estamos ante un título notable, pero por desgracia NO ESTAN ARREGLADOS. Incluso sus plagios y falta de originalidad no le restan puntos y pueden llegar a verse como algo positivo, ya que en esto de los videojuegos los más grandes se retroalimentan. En respuesta a la pregunta de si se ha roto el ciclo de Sonic, podríamos decir que sí, ya que el juego da lo que prometía, y tras tantos batacazos uno ya no tiene las expectativas tan altas ante un nuevo juego de Sonic. Si por el contrario tenías muchas esperanzas depositadas en este título, esta canción es para ti:

 

EN TRES FRASES

  • Sonic plataformero como antaño!
  • La resolución de los videos da asco.
  • Las fases con control por acelerómetro son de lo peor.

NOTA

6