La leyenda de las 24 horas (roms, isos, derecho y videojuegos)

Esta entrada pretende ser la primera de una miniserie dedicada a cuestiones legales que afectan a los videojuegos, pero antes de que os asustéis y salgáis corriendo, aclaro que no es mi intención aburriros con artículos, leyes y otros tecnicismos si no más bien repasar los principales temas que nos afectan a los jugadores, aclarar algunos mitos y dudas típicas del mundillo (especialmente del retro), comentar algunos casos históricos que acabaron resolviendo los tribunales, y en general, salirnos un poco de la temática habitual para ver los videojuegos y su mundo desde otro punto de vista.

Y qué mejor tema para estrenarnos que arrojando un poco de luz sobre una leyenda extendidísima entre los habituales de los emuladores y las roms, isos, etc: ¿Debemos borrar la rom de un juego a las 24 horas de haberlo descargado gratuitamente?, ¿cambia algo si ya poseíamos el juego original?, ¿existe alguna norma o ley que nos obligue a borrar el juego, o por el contrario tenemos derecho a bajar lo que queramos?

El Juez Pato tiene el caso listo para sentencia...

El Juez Pato tiene el caso listo para sentencia…

Lo primero que debemos saber es que “la regla de las 24 horas” no tiene ninguna base legal en España, es decir, no existe ninguna ley que nos obligue a borrar la rom de un juego el día después de descargarla.

Pero antes de que algún despistado lance las campanas al vuelo, hay que aclarar que nuestras leyes no hablan de estas 24 horas porque directamente consideran ilegal bajarse una rom sin permiso de su propietario  (también isos o cualquier otro formato en el que esté el juego), independientemente de que vayas a jugar 5 minutos, 5 horas, o pienses conservarla toda la vida.

Entonces, ¿por qué podemos leer esa advertencia en muchas webs de descarga de roms?

Pues es una buena pregunta, ya que hay quién dice que esta historia viene de otros países en los que “podría ser legal” esta posesión del juego durante 24 horas, pero hasta donde he podido averiguar, tanto en los principales países europeos como incluso en Estados Unidos no se contempla esta excepción. Especulando, tal vez en algún país se hayan dado casos en los que no se castigue al que tuviese un juego “ilegalmente” un día si luego demostraba su buena fe borrándolo en menos de 24 horas (insisto en que sólo estoy especulando, pero tal vez se considerase que esas conductas no perjudican a los vendedores, aunque insisto en que no he encontrado nada sobre esto)

Para aclararnos, ¿entonces es legal o ilegal usar roms?

Como todo en esta vida, va a depender del juego concreto, pero la gran mayoría de las veces, en España es ilegal descargarse la rom de un juego salvo que el autor del juego o la empresa propietaria nos autorice a la descarga (se me ocurren los ejemplos de juegos caseros, aficionados o “homebrew” publicados con licencias de software libre –algún día podemos hablar de ellas-, o supuestos más modernos de proyectos independientes como los de mojon twins o 1985 alternativo). Tampoco sería ilegal si esperamos a que se extingan los derechos de los autores y propietarios para hacer negocio del juego (estoy refiriéndome a los programadores o la empresa de software), pero como veremos a continuación, en el mundo de los videojuegos aún faltan bastantes décadas para llegar a esa situación…

¿Y por qué no es legal?

Porque para nuestras normas, los videojuegos están dentro de la categoría de “programa de software”, y eso significa que tienen derechos de autor (igual que un libro, un cuadro, una película o una canción).

Por eso, la ley fija un plazo de tiempo durante el cual sólo los autores o las empresas de videojuegos que tengan esos derechos pueden venderte o “regalarte” el juego, aunque sea en forma de rom (en concreto, hasta que pasen 70 años de la muerte del autor –del último en caso de ser varios autores- o bien setenta años después del inicio de la comercialización o distribución pública del juego)…y eso sin hablar de algunas partes concretas de un juego, como su banda sonora o la imagen de algún personaje o deportista, que también pueden tener sus propios derechos de autor y/o de imagen funcionando más o menos autonómamente! (pensad en juegos como Crazy Taxi y los temas musicales de Off Spring que incluía, o los derechos sobre las Tortugas Ninja, si os interesa, ya entraríamos otro día)

Spiderman? No oiga, yo soy "la araña rosiiiiita" (Revenge of Shinobi -megadrive versión Consola Virtual Wii)

Spiderman? No oiga, yo soy “la araña rosiiiiita” (Revenge of Shinobi -megadrive versión Consola Virtual Wii)

Por si a alguien le cuesta hacerse una idea, en otras palabras lo que la ley dice es que quien hace un juego es el que puede decidir si lo vende al público (por ejemplo, cobrando por cada descarga de una web o de una tienda Android), lo distribuye gratis o se lo vende a una empresa de software para que sea ella la que lo ponga a la venta (incluso si trabaja “en nómina” para ella y su contrato es para hacer juegos, lo normal es que se considere automáticamente autora a la empresa y ésta tome todas las decisiones), aunque por suerte estos derechos son como un yogurt y caducan al cabo de un tiempo, por lo que al llegar a esa fecha pasarán a formar parte de la “cultura general” que todo el mundo tiene derecho a disfrutar sin pagar.

Alguna vez podéis leer o escuchar por ahí que un juego está “patentado” y por eso es ilegal bajar una copia o rom. Para explicar bien esto nos meteríamos en temas que pueden ser demasiado complejos, pero para dejarlo medianamente claro, en general ni en España ni en Europa se puede patentar software de videojuegos, aunque en Estados Unidos y en otros países sí lo son (hay alguna excepción teórica y además, aunque el juego no sea patentable, su formato sí puede serlo –por ejemplo un tipo propio de disco o de cartucho-). A la práctica, esté el juego patentado o no, seguirá teniendo esos dichosos derechos de autor que nos fastidian la descarga.

Al final ¿qué pasa si me bajo –o comparto en mi web/blog/foro- un juego “ilegalmente”?

Básicamente pueden ocurrir tres cosas: Por mucho que diga la ley, lo normal a día de hoy es que no pase nada, especialmente si la plataforma para la que fue diseñado ya no se comercializa o la empresa ya no existe, aunque en los últimos años algunas compañías están rescatando del cajón estos juegos para darles una segunda vida comercial lanzándolos en recopilatorios y bazares virtuales y cada vez es más difícil justificarse en que el juego “está abandonado” o ya no se comercializa. (en especial esto empieza a afectar a los que comparten unas pocas roms en webs públicas, en esos casos hay que tener mucho cuidado, ya que si la web genera ingresos por publicidad podría incluso ser un delito penal).

Pero también puede ocurrir que el autor o la compañía se quejen. En ese caso, como mínimo te obligarán a borrar esos juegos y, si la cosa se pone “fea”, pueden llegar a pedirte una cantidad de dinero por lo que entiendan que han dejado de ganar por tu culpa (por mucho que nos pidan, la cantidad final dependerá de un juez y, por ejemplo, no será lo mismo si hace años que no se comercializan esos juegos que si aún están a la venta, aunque sea en forma de reedición en consolas virtuales, tiendas android y demás).

Y aunque hace años podía sonar un poco a cuento, en los últimos tiempos compañías como Codemasters o Konami están empezando a vigilar estos temas, así que andaros con mucho ojo, sobretodo a la hora de subir o publicar alguna rom en internet.

Protesto! No tienes mi permiso para hacerme aparecer en pixelocos!!!

Protesto! No tienes mi permiso para hacerme aparecer en pixelocos!!!

Vamos a ver, pero si tengo el original, ¿todo esto no cuenta?, ¿no tengo derecho a una copia privada “de seguridad”?

Pues aquí también hay mucho mito, pero en España por mucho que sea para uso personal, no tenemos derecho a hacernos una copia privada cuando hablemos de programas de ordenador (incluídos los videojuegos, el contenido de la rom).

Sin embargo, sí que podemos hacer una copia de seguridad cuando sea “necesaria” para utilizar el juego y siempre que no nos saltemos ninguna medida de protección para ello (descartad automáticamente juegos de ordenador “crackeados” o que incluyan cargadores especiales de grupos míticos de Amiga o Atari ST, juegos que tenían protección regional y que se ha desactivado, etc).

El problema es que, aún si considerásemos que esa copia de seguridad era necesaria para jugar, estrictamente la deberíamos haber hecho nosotros mismos. Aún así, siendo menos estrictos, podríamos considerar que una vez bajada la rom-iso, si también tenemos en casa esa misma versión del juego (ojo, la misma, no serviría si es en otro idioma o hay cualquier otro cambio) y el original no tiene ningún código anticopia, podría presumirse que no hay problema en tener esa rom descargada, aunque no estaríamos autorizados a compartirla en una web.

También hay un caso curioso menos conocido en el que podemos copiar “tranquilamente” nuestro juego, y es cuando el original tenga un “bug” o fallo que te impida disfrutarlo. En ese caso, si tienes los conocimientos técnicos suficientes para solucionarlo, puedes hacerte una copia (para ti mismo) con el juego arreglado o “parcheado” sin que la ley te lo impida.

En resumen, y mientras no cambien las leyes que tenemos ahora, aún faltan unos 40-50 años (como mínimo) para poder descargarnos legalmente la mayoría de roms que hay por ahí sin pagar…pero si las vais a bajar igualmente, no hace falta que hagáis el atún borrándolas a las 24 horas ;

Nota: Aunque el Código Penal español contenga algunas previsiones sobre este tema (para los casos de más trascendencia económica), la normativa a la que me refiero en esta entrada es la Ley de Propiedad Intelectual que podéis consultar aquí:

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/rdleg1-1996.html