Análisis | El Camino Del Puño Explosivo

avatar 11

¿de verdad que esta portada me hizo decidirme por el juego? XD

¡Hola amiguitos! Enkor ya os habló del primer videojuego que compró en su vida, y cumpliendo con la promesa que le hice, hoy voy a hacer yo lo mismo.

Mi primer ordenador fue el ZX Spectrum +2A de Amstrad. El que venía con el pack Acción con los juegos de pistola. Hasta ese momento yo no había tenido ningún tipo de consola (aparte de las típicas Game & Watch que ni siquiera eran originales) pero era un grandísimo aficionado a los videojuegos gracias a las recreativas.

Tal como digo, a pesar de que con el ordenador venían 6 juegos, decidimos comprar algún otro en la tienda de la esquina (donde también compramos el ordenador), y tras ojear el típico mostrador giratorio de juegos a 595, nos decidimos por el que tenía una caratula más llamativa (como dijo Enkor, algo muy típico en la época XD). Ese juego era The Way Of The Exploding Fist, conocido sencillamente por Fist.

Estábamos ya a finales de los 80, aunque el juego en cuestión sea de mediados de esa década, concretamente de 1985. Durante esos años aparecieron varios “simuladores” de kárate con similitudes más que sospechosas, las cuales aprovecharemos para comentar en un próximo artículo del blog. Hoy vamos a centrarnos en el juego que nos ocupa y nos preocupa.

El título es un claro homenaje al estilo de kárate/kung-fu/boxeo/etc. inventado por Bruce Lee, llamado JetKuneDo, que traducido literalmente significa The Way Of Intercepting Fist (¿alguien ve alguna similitud?).

JUGABILIDAD

A diferencia de otros clásicos de su época como Yie Ar Kung Fu o Kung Fu Master, no nos encontramos con el típico juego de arcade y acción rápida, sino que se trata de un simulador puro y duro, donde se había buscado la más absoluta fidelidad hacia las competiciones de kárate. Si alguien dice que es un antepasado del Street Fighter… o miente o no tiene ni idea de videojuegos, ya que el concepto es totalmente diferente, y el juego más “reciente” de jugabilidad similar que me viene a la mente es el Best of The Best Panza Kick Boxing, el cual a pesar de ser un juego mucho más evolucionado sigue la misma línea.

En el Fist contamos con la posibilidad de hacer la friolera de hasta casi 20 movimientos distintos, entre los que encontraremos sobre todo patadas (ya sean bajas, aéreas o giratorias), algun puñetazo, o defensas. Cada movimiento se realizará combinado alguna de las 8 direcciones del joystick (o teclas) con el único botón de acción.

La puntuación de los combates se realiza en el estilo Shobu Nihon Kumite, en el cual ganará el combate el primero que realice 2 ataques decisivos (o 4 semi-decisivos). Por lo que tendremos que actuar de manera cauta y calculada, ya que si intentamos jugar aporreando teclas no vamos a llegar muy lejos.

El juego era bastante exigente jugablemente hablando, pero ¿Qué simulador del género que sea no lo es? Por supuesto podíamos jugar a dobles uno contra otro. Este modo era también muy útil para aprender a realizar los movimientos tranquilamente sin que el rival se moviera.

Intente dibujar esta imagen muchisimas veces mientras esperaba la carga, pero me salia aun peor (que ya es dificil)

GRÁFICOS

Buenísimos. El hecho de que fuera mi primer juego de Spectrum supuso una lacra para la mayoría de juegos que vinieron después, ya que dejo el listón muy alto (gráficamente hablando), y siempre esperas que los siguientes sean mejores que el primero. Las animaciones de los personajes son muy realistas y con bastantes cuadros de animación por cada movimiento. Los muñecos son muy grandes y distinguibles. Y esto es aplicable a cualquiera de las versiones que se hicieron del juego (Commodore, Spectrum, Amstrad, BBC Micro, etc..) las cuales eran virtualmente idénticas entre sí, tanto gráfica como jugablemente.

He robao los afotos de Worldofspectrum, pero que nadie se chive ok?

SONIDO

El sonido era justito. En Spectrum se limitaba a algunos ruidillos al golpear, mientras que en algún otro ordenador tenía una música bastante AGOBIANTE que se podían haber ahorrado durante los combates. La versión de C64 tenía sonidos digitalizados, aunque más que voces parecía que estuvieras arrastrando muebles.

La conclusión final es que se trata de un juego bastante realista, y como casi cualquier simulador, o lo amas o lo odias. Yo creo que la frustración provocó que yo llegara a hacer ambas cosas.

PUNTUACION FINAL: 7