Análisis | Castlevania: Aria of Sorrow

Castlevania_Aria_of_Sorrow_logo

Los amantes de la gran saga Castlevania tuvieron la suerte de poder disfrutar de nada mas y nada menos que de  cuatro entregas de gran calidad para la portátil de 32 bits de Nintendo. Una de ellas se trataba simplemente de un port del primer Castlevania de la NES, que entraba dentro de la gama  de juegos Nes Classics junto con otros juegos de gran calidad como Mario Bros, Zelda o Dr. Mario. Las otras tres entregas fueron originalmente desarrolladas para la Game Boy Advance: Castlevania: Circle of the Moon, Castlevania: Harmony of Dissonance y Castlevania: Aria of Sorrow. Estos tres juegos estuvieron a la altura del resto de la saga, pero si podemos destacar uno de los tres, sería Castlevania: Aria of Sorrow.

Durante nuestra aventura jugaremos con Soma Cruz, un estudiante de instituto, que es transportado al castillo de Drácula tras mirar fijamente un eclipse solar. Nuestro objetivo será escapar del castillo, pero para ello deberemos desentrañar los secretos que esconde y conocer a los personajes que, como nosotros, han sido también transportados  por diferentes motivos.

Soma Cruz será el protagonista de nuestra aventura.

Soma Cruz será el protagonista de nuestra aventura.

En este Castlevania, se utiliza el sistema de juego y mapeado del ya denominado género “Metroidvania” y no en vano, pues es considerado como uno de los mejores juegos del género. Si bien, muchas personas consideran el Castlevania: Symphony of the Night como el rey del género, este no tiene nada que envidiarle pues es un calco de la entrega de PSX tanto en el apartado jugable, como casi en el técnico. Uno de los cambios jugables que hace que este Castlevania sea diferente respecto a los demás de la saga, es que nuestro personaje tiene la habilidad de absorber las habilidades de los enemigos tras haberlos derrotado varias veces. Es decir, en el resto de Castlevanias, cuando cogemos la habilidad de un enemigo o su arma, estas se sustituyen automáticamente por lo que solo podemos llevar una. En Aria of Sorrow eso no funciona así, las habilidades que vayamos adquiriendo se nos van almacenando en un menú y podemos equiparnos incluso tres de estas a la vez. Algunas se activarían de manera pasiva mientras que las otras dos corresponderían a la combinación de botones B y arriba, y al botón L. Sin duda este sistema de habilidades es uno de los puntos fuertes del juego, ya que podemos jugar de la manera que más se adapte a la situación o a nuestra manera de jugar. También podemos recoger todo tipo de armas y armaduras que potencien las habilidades que mas utilicemos. Una cosa que hemos echado en falta es que cambie el aspecto de nuestro protagonista al cambiar las diferentes armaduras, las armas si que cambian de apariencia (y hay algunas muy inspiradas). El castillo es gigante, tiene centenares de  caminos para que exploremos y nos perdamos intentando encontrar las mil y una habitaciones secretas. Quizá este es el talón de Aquiles del juego, no que el castillo sea grande por supuesto, sino que muchas veces tendremos que equiparnos una determinada habilidad para poder acceder a una parte del castillo, por lo que nos veremos probando todas las habilidades en todas las zonas para saber por donde tenemos que continuar. Desde luego no es una tarea imposible, pero si que es tediosa y nos dará muchos dolores de cabeza.

No mentimos al decir que el castillo es inmenso. Lastima que no tengamos un guía...

No mentimos al decir que el castillo es inmenso. Lastima que no tengamos un guía…

La dificultad del juego es bastante baja para tratarse de un Castlevania, los jefes, aunque muy frecuentes, son también muy fáciles. Es un juego en el que no importa demasiado tu habilidad, sino mas bien el número de objetos de recuperación que puedas comprar. Sin ni siquiera esquivar los ataques de los jefes, aporreamos el botón de ataque hasta que terminan cayendo. ¿Que nos queda poca vida? Pues nos tomamos un par de pociones y repetimos la operación. Las pociones  se compran con el dinero que obtenemos al derrotar enemigos o vendiendo tesoros, por lo que llevar muchas de estas no es recomendable, sino mas bien obligatorio. Aún así estas batallas no decepcionan y son muy espectaculares. Si tuviésemos que destacar algunos de estos jefes, nos quedaríamos sin duda con los enfrentamientos contra “La muerte” (jefe tradicional en la serie) y el gigante (mas bien sus dos puños y sus ojos) por ser especialmente difíciles.

Aunque los jefes no son difíciles, La Muerte hará que mas de uno se tire de los pelos.

Aunque los jefes no son difíciles, La Muerte hará que mas de uno se tire de los pelos.

El apartado técnico está muy bien trabajado, con unos sprites bastante grandes (sobretodo algunos enemigos como las quimeras) y coloridos que casi nos parecerá que estamos jugando al Castlevania: Symphony of the Night. Encontramos también efectos con rotaciones y demás virguerías técnicas pero no son demasiado frecuentes. Gráficamente nos encontramos con un producto sólido, que se ayuda del diseño artístico para situarse por encima de la mayoría de juegos de la consola. Al sonido tampoco se le puede pedir mucho mas, escucharemos temas emblemáticos de la saga en el formato ”orquestal’‘ al que nos tienen acostumbrados estos títulos.  Los efectos de sonido están logrados y los gritos de los personajes nos meterán de lleno en la aventura.  La duración que hemos tardado en completar la aventura han sido 12 horas aproximadamente (con el final “neutro”), lo que está bastante bien para un juego de consola portátil. El juego puede durar un par de horas mas si quieres descubrir todas las áreas secretas del castillo, o las habilidades prescindibles para terminar el juego. Como no está presente el famoso castillo invertido de la saga, el final que nos toque se decide según las habilidades que utilicemos para derrotar al enemigo final. La historia no nos ha parecido nada del otro mundo, con algún que otro giro argumental esperable, pero mal contada, a través de diálogos que nos dicen muy poco de lo que queremos saber.

Gráficamente está muy conseguido, cada habilidad tiene su animación propia.

Gráficamente está muy conseguido, cada habilidad tiene su animación propia.

Castlevania: Aria of Sorrow nos ha parecido un auténtico juegazo, y a pesar de los múltiples fallos menores que hemos podido encontrarnos durante la aventura, lo hemos pasado muy bien con él. Un título absolutamente imprescindible para los fans de la saga y para todos aquellos a los que les gustaría adentrarse en el género de los plataformas con exploración.

En el foro tenemos un hilo/encuesta para que nos comentéis cuales son vuestros “metroidvanias” favoritos. Clickad aquí para ir directamente.

 

Te gustará si te han gustado…:

  • -Castlevania: Symphony of the Night (PSX)
  • – Metroid Zero Mission (GBA)
  • – Shantae (GBC)

NOTA

9