Bienvenidos a Pixelacos

No hace mucho hablaba con mi colega Sito sobre la posibilidad de crear un blog (más) sobre videojuegos entre los dos. ¿Otro más? ¿Qué aporta este blog que no lo precisen ya otros? En dos palabras: absolutamente nada.
Entonces, ¿por qué esa ocurencia y ese modo de comprometer el escaso tiempo libre que uno dispone para dedicárlo a teclear letras con la esperanza de que alguien al otro lado de la pantalla dedique unos minutos de su (también) tiempo (libre) para leerlo? Resumidamente, el que nos conoce a Sito y a mí, sabe que no han sido pocos los flirteos que ambos hemos tenido con la blogosfera videojueguil, a veces con más compromiso y otras con menos. Imagino que era cuestión de tiempo que ambos acabáramos realizando un proyecto en común.

Por mi parte el hecho de crear esta web, es una manera de devolver y agradecer los buenos momentos que los videojuegos me han dado a lo largo de mi vida, y asímismo de compartirlos con otra gente que también piense como nosotros.

¿Y cuál es el enfoque que daremos a la página? En Pixelacos, generalmente no vamos a encontrar las noticias de última hora ni las novedades del ocio digital, ni siquiera hablaremos de los lanzamientos que veremos en los próximos meses.
En estas líneas, podremos encontrar ese análisis de aquel juego al que tantas horas le dedicamos hace años, leer nuestra experiencia personal cuando nos regalaron nuestra primera consola por Reyes o también saber qué fue lo que sentimos cuando nos pasamos por primera vez un juego de Spectrum. Nuestro objetivo es compartir vivencias y que las compartáis con nosotros sin estar atados necesariamente a la actualidad.

¿Es posible que esta web pase desapercibida en medio de todo el maremagnum que es internet? Quizás sea lo más probable. Pero no por ello va a dejar de ser un proyecto válido. De momento, partimos desde hoy e iremos avanzando hasta ver donde llegamos.

Bienvenidos a Pixelacos y que disfruteis leyendo tanto como nosotros escribiendo.