Análisis | N.O.M.A.D

Debía ser el año 1986, aquella tarde mi padre nos llevó de excursión a mi hermano y a mi al Corte Inglés a comprarnos un prometido Spectrum. Finalmente el pack que nos llevamos fue aquel modelo 128k con Ñ que comercializó Investrónica. A pesar de que el pack adquirido ya incluía dos juegos (los míticos Match Day y Daley Thomson's Super Test), antes de irnos a casa, mi padre nos ofreció la posibilidad de cada uno escogieramos un juego. Mi hermano eligió el Deathchase y yo seleccioné el Nomad. Tuve varias razones que me convencieron en mi decisión: La razón con mas peso fue su trabajada portada. En esa época y más siendo aun un profano de los juegos, las carátulas eran la apuesta fuerte por la que nos orientábamos en la compra de un título. Y desde luego, la ilustración de (el aun desconocido para mi y digno de ser mencionado) Wakelin cumplió su propósito a la perfección. Aunque recuerdo que lo que me hizo decantarme por esa cassete fue una frase que rezaba en el lateral: "para todos los spectrum". ¡Genial! Tenía un juego con muy buena pinta entre mis manos y además estaba seguro que sería compatible con el nuevo modelo que acabábamos de comprar. Hoy por hoy ya sabemos que esto no tendría por qué haber sido una garantía, pero en ese momento me convenció.

Argumento

[caption id="attachment_415" align="alignright" width="272" caption="Nomad atravesando el distrito centro de Talos"][/caption] Nos situamos en los confines del espacio exterior. El malvado Cyrus T. Gross desea conquistar el Universo y para ello posee un asteroide artificial llamado TALOS. Casi todo el mundo ya ha caido ante él y, como último recurso de la humanidad, los líderes del Mundo Libre han contratado a la organización Némesis la unidad N.O.M.A.D. (Droide de Ataque Móvil de la Organización Némesis). Tu misión será la de guiar a este androide por Talos hasta la fortaleza de Gross a través de los cuatro distritos del asteroide y así liberar el Universo. Tras este guión futurista digno de cualquier película de la época, Ocean nos trae un arcade bastante notable en el que al final el argumento es lo de menos, tu única misión es la de ir palante, disparar a los enemigos que se pongan por delante y accionar las palancas que veamos para ir abriendo camino que nos llevarán hasta el final.

Gráficos

Para ser un juego de 1985, nos encontramos con unos gráficos muy elaborados, ricos y coloristas como pocas veces se habían visto por entonces. Los fondos aprovechaban las limítaciones gráficas de la máquina e incluso podía ver alguna mini animación entre esos tiles (recordaba quedarme mirando durante minutos esa rana de Ocean saludando).

Sonido

Un juego de 48k muy pocas veces ha destacado por su sonido, apenas lleva unos cuantos efectos sonoros durante el juego. Pero cuenta con una genial música introductoria al finalizar la carga que os recomiendo escuchar, a destacar su larga duración y la variedad musical de la composición.

Jugabilidad

En una vista lateral un poco elevada (tipo Sabre Wulf o Match Day) controlamos a NOMAD. Es orientable en 8 direcciones en las que podremos disparar, avanzar y retroceder. La gracia del control está en la inercia que lleva el personaje y las habitaciones con "gravedad" que nos dan un toque de "descontrol" que no sólo no empeora la jugabilidad, sino que le añade ese punto extra que enriquece el juego. El control de NOMAD es soberbio para la época, las cajas de colisiones están muy bien ajustadas y el personaje responde a tus órdenes a la perfección. Cuando te quitan una vida es porque sabes que lo has hecho mal y no porque el juego sea el culpable. Memorizar las pantallas es clave también para concluir con éxito la misión como en la mayoría de los juegos de Spectrum.

Otras versiones

Nomad cuenta con versiones para Amstrad y Commodore 64, siendo los controles muy parecidos en el resto de versiones (aunque en la versión de Spectrum lo encuentro mas optimizado). La principal diferencia de estas otras versiones se encuentra sobre todo en los gráficos, siendo los de Amstrad y Commodore muy similares entre ellos: más coloristas pero con menor resolución que los del Spectrum. En mi opinión, en este caso vence la versión de Spectrum, porque gana en detallismo y en este caso apenas hay pérdida de colores típica de las versiones del ZX. La mejor versión de la música de inicio es la del Commodore que usa varios canales (En la versión Amstrad, este chiptune es inexistente). [caption id="attachment_413" align="alignleft" width="150" caption="Versión Amstrad"][/caption] [caption id="attachment_414" align="alignleft" width="150" caption="Versión Commodore"][/caption]

Conclusión

Éste fue el juego que me introdujo en el Spectrum, la verdad que para comprar al tun tun, fui bastante afortunado de escoger un juego más que bueno, con dificultad endiablada eso sí (aunque recuerdo que al menos lo terminé una vez). A partir de entonces asocié el nombre de Ocean a juegos de calidad y así se fue cumpliendo. http://www.youtube.com/watch?v=3VTWL23tJMc