Análisis | Los Autos Locos

avatar 11

Cualquiera que haya nacido en los 70 u 80 (o incluso después) conocerá sobradamente la fabulosa serie Los Autos Locos de los grandiosos Hanna-Barbera.

Precisamente el otro día mencioné la pequeña maravilla que hicieron en GameBoy Color VelezDubail para Infogrames, y es inevitable recordar que por aquella misma época, la compañía francesa del armadillo (hoy conocida simplemente como Atari) hizo otras conversiones más de esta conocida licencia: una para psx , otra para ps2, una para pc y otra para Dreamcast. Precisamente es de esta última de la que os quiero hablar.

La versión de Psx fue una versión bastante olvidable, que no destacaba por encima de ninguno de los múltiples clones de Mario Kart que existían por entonces para la gris de Sony. La de PC era HORRENDA. ¡Algo indigno!. Gráficos horribles y diminutos y jugabilidad pésima, basada en la de Psx, pero peor. En cambio la versión de Dreamcast fue lo que yo definiría como una pequeña joya infravalorada. Dreamcast no andaba sobrada precisamente de juegos al estilo Mario Kart y, creedme, los necesitaba. La versión de Ps2 apareció un año y pico después y estaba cortada con el mismo patrón que la de Dreamcast, pero como solía ocurrir con los juegos comunes en estos dos sistemas, funcionaba con un framerate algo inferior.

Muchos años antes, 9 para ser exactos, Atlus hizo un juego de plataformas basado en esta serie de dibujos animados para la Nes. Un poco absurdo ¿no? Hacer un juego de plataformas de unos dibujos de carreras… El caso es que Infogrames sí que fue plenamente fiel a la serie original, y creó prácticamente el único juego de carreras desenfadadas al estilo Mario para la consola de Sega.

Recuerdo que corría aproximadamente el año 2000 y yo era feliz disfrutando plenamente de mi nueva Dreamcast. A pesar de tener también una N64 y una Psx, y gozar de juegos como Mario kart 64 y Crash Team Racing, echaba en falta algo parecido para la consola más “de última generación” que tenía en ese momento. Entonces apareció este juego. Al principio no le preste mucha atención, porque los años en los que se hacían buenos juegos basados en series de dibujos ya habían quedado muy atrás. Sin embargo, cuando vi en las revistas esos gráficos quedé poco menos que hechizado. El Cell Shading era un efecto que me había conquistado en juegos anteriores (aun hoy me sigue encantando) y este Autos Locos estaba hecho utilizando este efecto al 100% (al menos en apariencia). No tardé en ir a alquilarlo.

Lo primero que me llamó la atención fue ver la famosa introducción de la serie pero recreada en 3d con el ya mencionado cell shading. Y todo esto EN PERFECTO CASTELLANO, narrado por el siempre genial Pepe Padilla (más conocido como Director Skinner o Mickey Mouse). ¡No solo tenía buenos gráficos, sino que lo habían doblado al castellano utilizando actores profesionales!

La parrilla de vehículos a elegir estaba formada por todos los personajes de la serie, pudiendo seleccionar nuestro favorito. También disponíamos de los diversos modos de juego disponibles en este tipo de juego, como carrera, campeonato, versus, eliminación, etc…

Como antes comenté, parece un juego olvidado por casi todos, a pesar de la gran fama de la serie y de existir una versión para Ps2, pero es curioso como al jugarlo hoy día, llega a sorprender incluso más que cuando fue lanzado al mercado, ya que se han hecho adaptaciones posteriores de esta famosa serie, para Ds, Wii o repitiendo incluso en Ps2 y la calidad no podía ni hacer sombra al título de Infogrames. No deja de ser llamativo ver como evolucionaron los videojuegos en los 9 años que van desde la versión de Nes hasta la de Dreamcast, y todas las consolas que hubieron entre ellas. Sin embargo, en los 12 años que van desde Dreamcast hasta aquí apenas hemos evolucionado en comparación. Y solo ha aparecido una consola más, la ps3 (tomando como base que este juego apareció, tal dije, también en ps2).

Captura de la versión de PC. ¿Veis alguna diferencia?, ejem, replanteo la pregunta... ¿VEIS ALGO?

 

GRAFICOS

Como ya comenté antes, gráficos muy bonitos con un modelado prácticamente perfecto, todos ellos dotados de Cell Shading para parecerse todavía más a la serie. La sensación de velocidad no es muy alta, pero tampoco creo que fuera eso lo que pretendieran sus creadores. En cambio la fluidez de movimientos era bastante alta, rondando seguro los 50 fps (tal vez 60 en la versión ntsc). Los escenarios son MUY distintos entre ellos, recreando paisajes nevados, bosques, ríos, ciudades, vamos, ¡lo que se solía ver en los dibujos!

SONIDO

Los efectos especiales son los mismos que se oían en los dibujos, golpes, frenazos, gritos, etc., y las voces están dobladas a un perfecto castellano por actores de doblaje profesionales. La música no es algo que destaque especialmente, pero es el mismo estilo country sureño que tenía la serie. Por lo que se amolda y acompaña durante todo el juego.

JUGABILIDAD

No voy a engañaros. La jugabilidad no llega al nivel de otros juegos de su género. Sin embargo tiene el nivel suficiente para resultar MUY DIVERTIDO pudiendo jugar a dobles e incluso a cuadruples. De cualquier modo sí que se trataba de lo mejor que podíamos encontrar en Dreamcast en este género.

El juego fue castigado en muchísimas revistas, porque en su día parecía un género bastante requemado y muy visto, por lo que creo que hoy día hubiera sido muchísimo mejor apreciado. Eso no quita que muchísimos medios supieran apreciarlo como merecía dotándole de notables e incluso sobresalientes.

PUNTUACIÓN: 8