¿La duración importa?

Imaginemos que en un foro al azar de la vasta red de redes se está conversando acerca del nuevo triple A que todo el mundo está deseando jugar y que se lanzará en breve. De pronto, salta una noticia: «se podrá finalizar en menos de 10 horas«. La polémica está servida.

Es cierto que la duración de un juego es un factor determinante para escogerlo frente a otro de sus mismas características, pero ¿realmente se debe poner el grito en el cielo cada vez que nos enteramos que un título va a durar menos de lo esperado?

Un juego de larga duración no siempre es sinónimo de calidad, no son pocos los juegos que llegan a hacerse tediosos y cansinos por alargar su desarrollo mediante mecánicas repetitivas y aburridas. También son muchos los que prolongan su juego introduciendo numerosas misiones secundarias que apenas sirven para conseguir la experiencia necesaria sin la que no podríamos derrotar al jefe final. Otro caso es el del juego que no acaba de arrancar hasta bien avanzado el desarrollo. En todos estos casos, la larga duración es un factor que va en contra de la experiencia de juego.

Este juego es más largo que el desierto

Expuesto lo anterior, parece que muchos de los juegos están alargados artificialmente únicamente para dar a conocer su número de horas en sus respectivos análisis. Sobre este debate yo aportaría una cuestión: ¿Es posible que actualmente vivamos una situación de juegos demasiado largos? Este planteamiento cobra cierto sentido si además tenemos en cuenta que segun el portal Raptr el 90% de los jugadores no terminan los juegos. (De aquí me surge otra duda: si hay parte de una producción que apenas ven los jugadores, el tiempo de desarrollo dedicado a esa parte del juego «se ha malgastado». Si los juegos fueran más cortos, su tiempo de desarrollo también lo sería, con lo que daría más tiempo y dinero de producir más cantiddad de títulos. De todos modos este es otro debate).

Yo, estoy a favor de que se acorte hasta cierto punto el tiempo a dedicar por cada título. En su lugar, para alargar la vida de los títulos, pasaría por fomentar la rejugabilidad desbloqueando items y demás para el jugador que volviera a empezar la aventura o mediante el juego multijugador (online o local). Ojo, con esto no estoy diciendo que esté a favor de amputar los juegos para sacar tajada vendiendo el resto de fases en un jugoso y caro DLC. Son dos cosas distintas.

Vanquish: Un juego que no estuvo exento de polémica por su "corta" duración.

En mi caso concreto, apenas cuento con tiempo para dedicarlo a jugar (y encima me pongo a escribir un blog) y preferiría que fueran algo más cortos para tener más experiencias completas. Adicionalmente, este año 2011 ha aumentado sustancialmente el número de juegos que merecen ser jugados, y por lo visto tiene toda la pinta que la tónica de años venideros será ésta, con lo que se me está acumulando el trabajo cada vez más.

Así que, ¡qué saquen juego más cortos, por favor! O en su defecto que fabriquen la máquina de hacer tiempo libre.